FACUNDO: LOS CLIENTES DEL ALMACÉN A LA ZAPATERÍA